AVESA RUPA PRABHU NOS DEJÓ

1 year, 4 months ago by jayanta in Sankirtana / Temple Activity Reports

Hare Krsna, Gurudev: Pamho.

Gloria a Srila Prabhupada y sus seguidores fieles.

Estoy siguiendo su sankirtan a través del blog y ASA y veo que todavía esta muy activo para su edad.

Yo continúo sin muchos cambios. Quería dedicar esta carta a Avesa Rupa prabhu, así que publico la carta que hice para él en e onceavo dia despues de su desaparición:


CARTA A SRIMAN AVESA RUPA PRABHU

"vancha kalpatarubhyas ca kripa-sindhubhya eva ca

patitanam pavanebhyo vaisnavebhyo namo namah"

 

Querido Avesa Rupa prabhu:

Ya sé que no te gusta que te glorifiquen pero, dadas las circunstancias, me veo en la obligación de hacerlo.

Hace unos días que partiste y ha sido algo más duro de lo que me esperaba. No va a ser fácil para mí ni para mi familia llenar el hueco que deja tu ausencia. Aunque soy consciente de que el tiempo calmará la tormenta.

Voy a intentar ser breve y resaltar solo algunas cosas de las que he observado en estos más de veinte años que llevamos trabajando y disfrutando juntos. Este intento será algo así como tratar de alumbrar el sol con un mechero.

Has tratado de “pasar de puntillas” por este mundo, pero creo que no lo has logrado. Naciste el día de la “Ascensión de la Virgen”, cuando media España estaba celebrando sus fiestas patronales y te fuiste el día de Sita Devi, la “Reina de la Devoción”; dos días muy señalados, tanto en el calendario cristiano como en el vaisnava. Eso sí, te fuiste sin hacer ruido en la mas completa intimidad.


Se van a recordar mucho tus 43 ininterrumpidos largos años que has estado distribuyendo, contra viento y marea, (más de ocho meses haciendo sankirtan con un catéter urinario o sorteando las restricciones covid en tus últimos meses, por ejemplo), los libros y revistas de Srila Prabhupada (cerca de 200.000 ejemplares). Unas cifras propias de un héroe y dignas de admiración.


Pero para mí esas cifras admirables no son más que una fachada, la fachada del “palacio de tus cualidades”; un palacio donde sobresalen tantas cualidades como la humildad, determinación, tolerancia, paciencia, sencillez, conocimiento, misericordia, etc. Nunca has dado demasiada importancia a tu gesta y siempre te has considerado un humilde sirviente de los sirvientes de Prabhupada.


La corrección de tu comportamiento también es resaltante. Después de más de veinte años de relación estrecha y familiar como teníamos, siempre has mantenido la buena costumbre de dar reverencias después de la ducha de la mañana y antes de acostarte, día tras día y año tras año, y a pesar de que eres un devoto mayor que yo, siempre me trataste como tu autoridad, pidiendo autorización para poder viajar a India en peregrinación o a otros lugares del planeta, o consultando cualquier gasto extraordinario, grande o pequeño, de los recursos que tú mismo generabas.


 También recuerdo cuando me llamaste desde el Hospital de Calcuta y me dijiste: “Jayanta sácame de aquí”. Me enfadé mucho al saber que ya llevabais tiempo de calvario por los hospitales de India y no me habíais avisado. Sufrí mucho viéndote en esa situación y Adiras pagó las consecuencias con una reprimenda.

Después me dijo que tu no querías que yo lo supiera para no preocuparme.


Tu conocimiento y amor a la naturaleza y a los animales no pasan desapercibidos en tu vida y, personalmente, he podido comprobar como dabas la misericordia a los animales de forma sistemática y continua. Te hemos visto dar de comer (prasadam) a vacas, caballos, aves, perros, gatos, etc. por toda la geografía de España; dar de comer en la mano a cabras montesas en la Sierra de Gredos, a zorros en la Sierra de Cazorla (una de esas veces, animaste a Nimai, que tendría dos o tres años, a darle de comer contigo a los zorros); le dabas prasadam a todo tipo de animales por los que sentías gran compasión y a los que ayudabas en su avance espiritual con estas actividades.


Tu conocimiento de las Escrituras era resaltante y apreciábamos mucho tus escasas clases tan llenas de realización y en las que el empleo de los adjetivos de la lengua española era extremadamente preciso y admirado. Pero estas clases fueron escasas porque tratabas de evitar tener una posición resaltante en la comunidad de devotos. 


En mi humilde opinión, en estos últimos años no sólo has sido el sankirtanero de España sino también el brahmacari de España, Brahmacari con mayúsculas porque no he visto a ningún otro tratar a las mujeres con tal naturalidad y sin ningún vestigio de apego ni aversión. Esa distancia justa que hace que las relaciones sean naturales y no artificiales.


Cuando dejaste tu cuerpo y, por motivos profesionales, el señor de la funeraria preguntó si estabas dado de alta en la Seguridad Social, si cobrabas alguna paga, si tenías alguna cuenta bancaria, si tenías algo a tu nombre, coche, etc. La respuesta fue siempre NO. El hombre estaba muy sorprendido hasta que le dijimos que eras un monje (un monje de verdad).


Tu convicción en el proceso estaba alimentando por tu actitud ininterrumpida e inmotivada en el servicio. Nunca esperabas nada a cambio de tu servicio, ni reconocimiento, ni dinero, ni fama, etc. (de hecho, huías de la fama tal como lo hacen las grandes almas “paramahamsas”).


Eras critico con algunas actitudes o modelos de gestión pero no eras criticón y evitabas criticar a los devotos y nunca olvidabas sus buenas cualidades.


Sin tu gran determinación, no hubiera sido posible la proeza de estar tanto tiempo en primera línea en el frente de la prédica. Prédica más sobresaliente por la calidad que por la cantidad, que no es poca.


Tampoco hubieras podido hacer lo que has hecho en las últimas décadas sin la ayuda de otro gran guerrero como Adiras prabhu, que ha sido el único que ha podido aguantar tanto tiempo la intensidad de tu ritmo cuando entrabas en modo “sankirtan”.


No quiero ocupar más espacio en tu glorificación que podría alargar mucho más y dejo que los demás devotos también puedan hacerlo.


Quiero darte las gracias en mi nombre y en el de mi familia, (a la que tú pertenecías), por darnos tu asociación y tantos buenos momentos. Tanto cuando veníais a casa como cuando íbamos a visitaros a vuestra casa de sankirtan, para nosotros siempre fue una fuente de alegría. Cuando decíamos “este fin de semana viene Avesa” o “este fin de semana vamos con Avesa” (que también incluye a Adiras) ya comenzábamos a disfrutar con la expectativa de tener vuestra asociación, prasadam, bhajans, lectura, rutas, etc.


Ha sido un enorme placer luchar contigo codo con codo en muchas batallas, sobre todo cuando me tocaba proteger tu posición.


Ésta no es una carta de despedida porque estoy convencido de que todavía nos quedan batallas que pelear y guerras por ganar.


Hasta siempre querido amigo. Nos volveremos a ver con toda seguridad haciendo el papel que nos toque en el guión que Krisna haya diseñado. Gracias de nuevo por todo lo que hemos vivido y por la inspiración y enseñanzas que ha dejado tu comportamiento ejemplar.

Sin más, tu amigo, sirviente y bienqueriente.

Jayanta das


HpS - ASA = 🙏 . . . . https://vedabase.io/es/library/kb/46/ .... ... Tal vez, alguien organice tales iluminaciones en un buen libro, un festival Tirobhava regular después de un año para mantener muy activo el tesoro de la increíble influencia de Avesa-rupa Das Prabhu en la comunidad Vaisnava.

Solo podemos ofrecer desde nuestra humilde perspectiva una pequeña coincidencia con las palabras de Jayanta Das de que todo lo que dice es precisamente cierto.

AGTSP

paoho.


.